¿Quién pone la música en la consulta del dentista? Interesantes apuntes sobre el hilo musical

Arrancamos y lo hacemos con algo bastante curioso: hilo musical. Seguro que en tu lista de Spotify no entra esta categoría, de hecho muy probablemente la música zen o ambiental o lounge… esté en el último recoveco. Pero he caído en un artículo de El País y la verdad es que hay mucho más de lo que parece en esto del hilo musical. ¿Quieres que te lo cuente? Pues no te pierdas este primer post —ni los que vendrán después. 😉

 

Lo más de lo más de las clínicas dentales

Seguro que más de una vez te ha tocado dejarte caer por alguna de las clinicas dentales barcelona y te ha tocado, también, la consiguiente estancia en sala de espera hasta que tu dentista puede atenderte. Y ¿mientras tanto, qué hacer? La primera opción es el smartphone, claro, pero hasta hace unos años ni que decir tiene que no estaba ni se le esperaba. Vamos, que no eran tantos los españoles que tenían un teléfono con conexión a Internet. Siguiente opción: revistas del corazón. ¿Sí, seguro? Es decir, son un clásico de la sala de espera pero no mucha gente las mira y si lo hace es porque se rinde ante al aburrimiento. Problema añadido: hay quien las rompe, las roba… Hay quien se plantea ahora mismo poner alguna tablet para que cada cual consulte lo que quiera, pero en el país de la pillería representa cierto riesgo…

Y llegamos al hilo musical. ¿Fueron primero los dentistas o su hilo musical? Pues difícil decirlo pero es casi consustancial a las clínicas dentales de Barcelona y de parte del extranjero.

 

Un par de datos que van a sorprenderte

Hilo musical, un éxito cuarentón

Sí, hace más de cuarenta años que en España existe el hilo musical. Y seguro que ahora ni se te pasa por la cabeza porque es algo bastante secundario, a lo que no se presta demasiada atención… pero al principio era símbolo de estatus.

 

De lujo particular a fenómeno comercial

En el inicio era todo un símbolo de distinción y que, aunque pueda chocar, se consumía principalmente en los domicilios. Dicho de otra forma, igual que contar con personal de servicio en casa daba caché a una familia, no era cualquiera quien podía tener hilo musical.

Ahora con el paso del tiempo el hilo musical se ha desplazado de escenario. No hay tienda de ropa, zapatería, clínica médica privada… que no tengan hilo musical. ¡Y qué decir de los centros comerciales! Sin música casi no se entiende un día de compras. Así que pasados cuarenta años, la música ambiente sigue siendo muy importante.

 

Y la clave: ¿quién selecciona la música que escuchas en la clínica dental?

Llegamos a la cuestión más interesante, seguramente la razón por la que has empezado a leer este post. ¿Quién elige las canciones que suenan mientras ojeas (con disimulo o hastío) las revista del corazón en tu dentista?

Pues ojo porque hay empresas que se dedican específica y exclusivamente a esto.

Un ejemplo: Musicologic. Pero hay muchas más. Estas empresas cuentan en plantilla con musicólogos, DJs, productores o psicólogos. ¿Que te quiero decir con esto? Pues que la selección de pistas no es una tontería. La música influye de forma poderosa en el comportamiento y mientras a un centro comercial le interesa una actitud o estado de ánimo de los compradores, para los pacientes las clínicas quieren un estado más calmado.

Así que son estas empresas las que se dedican a seleccionar esas canciones que a veces te sorprenden esperando a tu visita con el dentista. Sorprender para bien o para mal, está claro. Pero para quien te escribe la verdad es que esos ratos han servido para descubrir a clásicos como el tema “Tainted Love” de Soft Cell. Así que ni que sea por eso no está tan mal lo de ir al dentista… 😉

 

¡Sigue pasando por este blog! ¡Te espero con más curiosidades!