Por qué las etiquetas de los productos deben ser claras

etiquetas asesoria legal

Es una época en la que los consumidores son cada vez más exigentes, cualquier empresa que quiera vender sus productos debe poner cuidado en los detalles. Al comprar un producto, los principales requisitos del consumidor se basan en el tipo de producto que se está comprando y, por supuesto, en el propósito del uso. Por lo tanto, y como toda asesoría legal recomienda, es importante que los minoristas y los fabricantes ofrezcan una transparencia total, especialmente en el caso de los productos alimenticios.

Las etiquetas son una parte fundamental del embalaje y deben ofrecer todo lo que los clientes buscan en términos de información. Si las etiquetas no son informativas o claras, el fabricante podría perder una gran cantidad de clientes.

El etiquetado de productos como fuente de información:

Las etiquetas son la única fuente de información que un consumidor tiene al alcance de su mano, por lo que debe ser clara para poder toda la información necesaria antes del uso del producto. Si no existe tal información, los consumidores podrían tener dudas y perderán la fe en el producto. Esto es especialmente importante en el caso de los productos alimenticios, donde los consumidores necesitan necesariamente tener cierta información relativa a sus calorías, valores nutricionales, método de uso y más.

Esto también es más importante en el caso de los envases farmacéuticos. Los compradores necesitan información específica relacionada con el producto, que incluye información sobre la mejor fecha disponible y sobre la composición. Si las etiquetas no son claras, los clientes no comprarán el producto la próxima vez. En su lugar, optarán por otro producto que les ofrezca información completa relacionada con el producto.

Imagen de marca:

Si tu paquete no está claro y presentado profesionalmente, tu empresa podría perder su integridad. Los consumidores pueden tener sospechas sobre la calidad del producto y dejar de comprar; por tanto, no ayuda a la imagen de marca. Además, los consumidores nunca compran nada a menos que conozcan el contenido.

Si hay un producto natural, la etiqueta debe ser clara con la información y aclarar aspectos como “mínimamente procesado”, “sin gluten“, “simple” o natural. Si tales palabras están presentes, los compradores están realmente seguros de que el producto es seguro para su uso. Además, debe haber una certificación o logotipo sobre la seguridad del producto.

Por lo tanto, cada vez pongas a la venta un producto, asegúrate de que el producto tenga una etiqueta clara. De lo contrario, el consumidor puede tener la sensación de que se le está ocultando información necesaria y desconfiar de la compra. ¡Recuerda que vivimos en la era del Smart consumer!