¿Cuánto sabes sobre el flamenco?

En cualquier país del mundo, descubrirás que el flamenco es conocido y reconocido. Tanto es así que no solamente podemos encontrarlo en España, puesto que incluso en Japón cuentan con tablaos en los que se representan espectáculos con música de este estilo. Y dentro de España, también tiene representación más allá de Andalucía; es fácil encontrar flamenco en Barcelona, en Valencia, en Madrid…

El año 2010, la Unesco declaró el flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por lo que puedes imaginar lo importante que resulta a nivel internacional.

En cualquier caso, hoy queremos hablar sobre algunos datos y curiosidades que puede que sepas, o puede que no…

¿Qué es el flamenco, exactamente?

Es un arte andaluz que combina cante, baile y música de guitarra. Los rasgueos de guitarra, fuertes zapateos y gráciles movimientos de brazos son sus características principales.

¿De dónde viene?

Tiene su origen en Andalucía, es un arte resultante de un mestizaje cultural: gitano, árabe, cristiano y judío.

Pese a que su nacimiento está determinado a mediados del siglo XVIII, sus raíces tienen lugar en épocas antiguas.

Raíces

Las raíces del flamenco son multiculturales, algo que queda muy reflejado no sólo en su cruce de culturas, sino también en los aspectos que la forman: cante, baile y música de guitarra.

El cante y la música tienen influencias de:

         Cantos de la sinagoga

         Cantos gregorianos

         Cantos populares andaluces

         Música tradicional andaluza

         Sonidos árabes

         Ritmos africanos

En cuanto a su baile, presenta influencia de bailes tradicionales de España, de la India –traídos a Andalucía por los gitanos- y de África.

La importancia del sentimiento

El flamenco siempre trata de expresar y transmitir sentimientos profundos, sean éstos de alegría, ira, tristeza…

En cualquier caso, los temas centrales suelen ser la soledad, el amor, la desesperación, el desamor, la angustia y la pasión. De hecho, hay algunos palos flamencos con nombres de sentimientos, como la alegría y la “soleá”.

Cada palo flamenco se basa en un tipo de sentimiento. Así, el cante jondo y el grande se basan en sentimientos profundos y dolorosos, mientras que los cantes fiesteros expresan alegría, pasión y sensualidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *